Las OTRI fueron concebidas dentro del I Plan Nacional de I+D 1988-1991 como el mecanismo que debía servir de catalizador de las relaciones entre la universidad y la empresa. Las OTRI pueden definirse como las unidades de transferencia de conocimiento de las universidades y organismo públicos de investigación españoles, cuya misión es apoyar y promover la producción de conocimiento y su transferencia a las empresas y otros agentes socioeconómicos.

 

En 1996, a iniciativa de la Secretaría General del Plan Nacional, se crea el Registro de OTRI, regulado por la Orden Ministerial de 16 de febrero de 1996 (BOE de 23 de febrero), que amplía el concepto de OTRI al abrir la inscripción en el mismo a otras entidades del sistema nacional de innovación, como centros tecnológicos, asociaciones empresariales y distintos tipos de fundaciones con actividad en gestión de la I+D y transferencia (información en registro OTRI-MICINN).

 

En las universidades y OPI, la OTRI es el interlocutor con empresas y otros agentes socioeconómicos, ofreciendo servicios como:

  • Facilitar la colaboración entre investigadores y las empresas, identificando los expertos más adecuados para atender sus necesidades.
  • Promocionar el catálogo de resultados de investigación disponibles para ser transferidos a la sociedad.
  • Apoyar el establecimiento de contratos y otras formas de colaboración ante la universidad u OPI y la empresa.
  • Ayudar a encontrar fuentes de financiación pública para las actividades de colaboración entre grupos de la universidad u OPI y otras entidades.
  • Gestionar las patentes y otras formas de protección de la I+D.
  • Asistir en las actividades encaminadas a la creación de empresas basadas en la explotación del conocimiento generado en la universidad u OPI.